Saltar al contenido

LA NIÑA SERPIENTE YA FUE OPERADA Y ESTA SORPRENDIENDO POR SU NUEVA APARIENCIA. AHORA LUCE ASÍ…

marzo 15, 2020

La extraña enfermedad de Shalini nunca fue tratada en su tierra India . Pero todo cambió cuando llegó a Málaga, donde un grupo de médicos altamente capacitados cambió su vida.

Quería quitarse la vida, pero ahora está contenta y se pueden tomar hermosas fotos con la tableta.

Su nombre completo es Shalini Yadav, solo tiene 18 años, pero ya era conocida en todo el mundo, bajo el apodo de niña serpiente. Su cuerpo marrón veteado estaba cubierto de escamas y dejaba rastros de piel por todas partes.

Hasta ahora, estas imágenes han sido publicadas, mostrando el postratamiento. Esta impresionante mejora cuesta € 2000 por mes.

La enfermedad se conoce como ictiosis lamelar, tiene un origen genético y causa descamación de la piel, dando aspecto de reptil a sus portadores.

La niña recuperó su vida diaria en la India. Catorce días fue el tiempo que les tomó a los médicos en descubrir la enfermedad y comenzar a tratarla; pero no esperaban que se recuperara tan rápido.

Su nueva piel la hace sentir hermosa, ganó algo de peso y creció también. Lo más notable es la alegria, que ya no se borra de la cara.

Ama las películas de Bollywood es muy coqueta. Se pasa tomando selfies, usando gestos dulces y sus rasgos.

“Ahora vivo mucho mejor, estoy mejorando”, dijo Shalini a WhatsApp a la prensa. Como estaba en Málaga, aprendió sobre el uso de Internet y los teléfonos celulares.

El tratamiento es realmente básico porque los medicamentos deben enviarse a su hogar en la India. Usa 10 ml de acetirina, que sirve para normalizar la queratinización de la piel.

Esto es explicado por el Dr. Enrique Herrera, profesor de dermatología. Herrera pertenece a la Academia Médica Internacional, que consta de más de 25 especialistas de la Costa del Sol, y que patrocina el tratamiento Shalini.

“Un bote con 250 ml de crema con 10% de urea cuesta unos 30 euros. Cuesta una gran cantidad, porque la seguridad social no lo cubre, dice ASIC (Asociación Española de Ictiosis).