Saltar al contenido

La ciencia médica le regala un nuevo rostro a este hombre, luce increíble.

marzo 16, 2020

Andy Sandness, un joven de 21 años en un accidente perdió la mandíbula y la nariz, deformando completamente su rostro.

Andy fue trasladado de inmediato a la sala de emergencias en condiciones extremas donde los médicos se sometieron a cirugía para salvarle la vida. Afortunadamente, la vida le dio a Andy una segunda oportunidad pero eso tuvo algunas dificultades. El joven tenía dificultades para hablar, masticar, tragar y respirar a través del disparo.

Por más de 10 años, Andy tuvo que aprender a vivir su día a día mirándose al espejo y viendo en su reflejo a una persona sin nariz y con el rostro con complicaciones; hasta que finalmente tomó la decisión de cambiar su destino y regalarse a sí mismo una mejor vida.

Fue en 2016 que Andy acordó arriesgarse a un trasplante de cara y aceptó estar en la lista de espera para recibir un donante. Aunque se creía que la espera podría llevar algunos años, la suerte fue con Andy y cinco meses después encontró a su donante.
Durante la operación, los médicos tuvieron que identificar las ramas nerviosas de los dos hombres para que funcionen perfectamente al hablar, sonreír o cerrar los ojos. La buena noticia es que todo salió como se esperaba y Andy finalmente obtuvo su nueva cara.

La operación no fue suficiente para la recuperación de Andy, ya que tuvo que aprender a usar sus músculos faciales con ejercicios posquirúrgicos y, poco a poco, logró recuperar su sentido del olfato y la capacidad de comer solo.

Tres semanas después del trasplante, Andy finalmente pudo conocer su nuevo rostro y quebró en llanto de la emoción de saber que la ciencia y la vida le habían regalado una nueva oportunidad.

Este trasplante de cara es un gran logro para la medicina. ¿Qué opinas de los resultados?